14 abril 2009

A TENER EN CUENTA ANTES DE MORIRSE

¿Se han parado a pensar alguna vez qué es lo que quieren que les pongan en la lápida cuando pasen a mejor vida? Porque mucha gente se muere sin haber especificado a sus familiares qué quieren que les recuerde cuando ya no estén. Parece asunto baladí, pero no lo es en absoluto, se lo digo con conocimiento de causa, pues he hablado con muchos difuntos y la mayoría dicen lo mismo. “¡Ya ves lo que me ha puesto, tu esposo no te olvida; pero si en toda su puta vida no se acordó del aniversario de nuestra boda, se va a acordar ahora de mí, el cabrón!” O aquél al que le pusieron: Tu esposa, tus hijos, tus hijas, tus hijos políticos, tus hijas políticas y tus nietos y nietas siempre te llevaran en su corazón. “Y un huevo, me decía, mis hijos e hijas me las hicieron pasar canutas, mis hijos políticos son unos desgraciados que se casaron con mis hijas por el dinero, y mis hijas políticas son unas pelanduscas, la madre que las parió, y de mi esposa qué quieres que te diga, se pasó la vida llorando para que soltara la tela, y ahora cuando viene a verme, un día al año, ya la ves, aún estoy esperando que vierta una lagrimita por mí.”
Comentarios así hay muchos, y todo se debe a la falta de previsión de los vivos. Porque por ejemplo: ¿a quién le haría gracia que en la lápida le pusieran una fotografía de hace veinte años, o la peor que se ha hecho en su puta vida? Pues eso pasa continuamente. Luego cuando le ponen la foto y ya difunto sale a ver cómo ha quedado y se ve, es que no se reconoce. Los hay que se han vuelto a morir. Hay jóvenes de veinte y pico años que les han puesto la foto de la comunión. Hombre, vale que sus padres estuvieran hasta los mismísimos de él, pero tampoco es eso. O a aquél pacifista al que le pusieron una fotografía de la mili, eso son ganas de joder.
Hay que ser previsores y dejar dicho qué es lo que queremos en nuestra lápida cuando nos muramos, que eso es para toda la muerte, y que ya que va para largo, por lo menos que uno esté a gusto y cómodo con lo que tiene.

4 comentarios:

Nür dijo...

Jo com no vull que me soterren no tinc que pensar-ho aixó. Però una volta vaig llegir una (a l'internet) que em va agradar: "Veus, carinyo, com sí que estava malalt?"
Una abraçada,
Nür

Pepe del Montgó dijo...

Yo lo tengo claro: que me incineren y que dejen mis cenizas bajo un garrofer, sin urna "ni na". Si pudiera ser por la terreta millor, pero eso será mucho pedir. Y me has dado una idea: la inscripción la voy a poner yo un día en mi blog y así será la que a mi me guste. Me lo tengo que pensar, porque si mi incineran no podré salir a hablar con los amigos del camposanto ¿o sí?

Mª Gemma dijo...

Quiero que me incineren, que echen las cenizas en la tierra y que planten algo... aunque sea hierba... pero por si hacen lo que les de la gana... y me entierran, tendrá que ser fuera del campo santo... y si tienen que poner algo... que sea algo así:

"mueve el pie que me molestas"...

Un abrazo

Shalheira dijo...

Que donen mis órganos. Y que luego hagan lo que quieran.